HABLAR CON LAS ESTATUAS

 

Me gusta hablar con los almendros y las fuentes,

con las palomas y las damajuanas.

Hablo de madrugar con pocas ganas,

y del verano acaloradamente.

“Qué plaga de chancletas inclementes”

 

Hablar con uno mismo en los jardines

es hablar con el niño aquel que fuimos

que sigue jugando a espadachines,

leyendo los tebeos que leímos.

 

Silbaba en portugués en los tranvías

y ordeñaba su vaca de madera

¡qué gran aventura, Simbad,

cruzar de acera!

 

Me pongo a hablar con natural delicadeza

con algunas estatuas y mendigos

hablo con devoción a mis amigos

siempre de frente a “bocajarra” de cerveza.

 

Silbaba en portugués en los tranvías

y ordeñaba su vaca de madera

¡qué gran aventura, Simbad,

cruzar de acera!

 

gallery/flecha atrás

ATRÁS

(06:29)

gallery/tomatazo

Música: Salva Marina y Curro García

Letra: Juan Miguel González

Arreglos: García, Marina, Montes, Rodríguez, Sánchez